Agrarízate | Blog
“Agrarízate” es un equipo multidisciplinar de profesionales cuyo campo de acción promover la puesta en valor de los recursos del rural, la reinvención del mismo, el respeto al entorno natural y la sensibilización hacia los trabajos relacionados con el campo. Servicios: información, asesoramiento, formación, proyectos de ingeniería agroindustrial.
rural, formación, agricultura, ingeniería agroindustrial, blog agricultura, agricultura ecológica, granja ecológica
1815
page-template,page-template-blog-large-image,page-template-blog-large-image-php,page,page-id-1815,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

El huerto urbano vertical, el futuro de la agricultura con el que sueñan en Francia

¿Qué pasará con la superpoblación que se prevé de cara al futuro? Diversos estudios apuntan a que habrá casi diez mil millones de personas en la Tierra en 2050, llegando a los once mil millones en 2100. Esto significa que las ciudades crecerán de forma abrumadora en las próximas décadas. Así es como surge la necesidad de los huertos urbanos y Francia quiere ser la que lidere el movimiento.

Se trata de un huerto urbano vertical, en el que tendríamos hasta 1000 m² de cultivo. El desarrollo ha sido obra de Ilimelgo, cuya intención es ofrecer productos frescos y con baja huella de carbono. Entre sus objetivos, el de ofrecer oportunidades de empleo a nivel local y minimizar el transporte por carretera.

Hay diversas opciones existentes en la agricultura urbana vertical, desde la agricultura hidropónica (se sustituye el suelo por sustrato inerte y la planta recibe agua y nutrientes), al cultivo de plantas comestibles en macetas a varios niveles aprovechando al máximo la luz y el agua.

invernadero_02

Así es el invernadero vertical diseñado por Ilimelgo

Ilimelgo ha creado un invernadero en Romainville, a unos kilómetros de Paris. Han diseñado un edificio rectangular con una cubierta triangular, cuyo objetivo es la maximización de la iluminación solar y la ventilación natural. Una estructura creada con hormigón, acero y vidrio, y construida con madera como aislamiento natural.

Se entra al edificio desde un jardín, quedando la planta baja para espacios educativos y talleres. El primer piso lo han convertido en una tienda de semillas, mientras que en las plantas de arriba hay contenedores a varios niveles para desarrollar agricultura ecológica intensiva. Como por ejemplo un invernadero para el cultivo de setas, un huerto, un gallinero y laboratorios para experimentos de germinación de semillas.

Un proyecto que busca promocionar productos frescos con bajo impacto medioambiental, a través de la reducción del transporte por carretera. Además, poniendo el foco en la formación y educación medioambiental, además de aumentar el empleo local. Ahora mismo están recaudando fondos, con lo que esta granja vertical espera ser entregada en verano de 2018.

invernadero_01

Desde Agrarízate queremos aplaudir iniciativas como esta, porque como el dicho dice «si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña». Debido a la despoblación del rural, la falta de servicios, infraestructuras y la escasez de empleo en las zonas del rural, la mayoría de la gente elige establecerse en zonas urbanas en las que pueda disponer de todos los servicios.

Este ingenioso proyecto nos da una pista de por donde vendrán los tiros futuros. El aumento de la población mundial requiere unas producciones mas elevadas, en menor superficie y de manera más sostenible. Los huertos urbanos implican una reducción de los costes logísticos, por ello una disminución de la huella de carbono y no menos importante la interacción directa de las personas con la agricultura y la satisfacción de comer lo que cultivas.

Fuente: ecoInventos

0

El polvo de las grandes zonas agrícolas de EEUU contamina hasta a Europa

El polvo de Estados Unidos es capaz de cruzar el Atlántico y contaminar a Europa y África. Aunque normalmente son las calimas del Sahara las que llegan hasta estas zonas, aportando fertilizantes al océano en su ciclo natural, los granjeros de América consiguen un efecto inverso al otro lado del charco. Si alguien tenía dudas de que las actividades humanas afectan no solo al entorno inmediato, también al resto del planeta, este estudio las despeja.

Un estudio hecho entre la Agencia Estatal de Metereología, la Universidad de La Laguna y el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del CSIC en Barcelona llamado «Atmospheric Chemistry and Physics», explica los contaminantes atmosféricos en el entorno del Teide. Solo que lo hace cuando no está bajo el influjo del polvo sahariano, que suele ser entre julio y agosto. Así es como han detectado monóxido de carbono y ozono, algo generado por los incendios forestales y la contaminación de los Estados Unidos y Canadá.

El estudio, que se ha llevado a cabo durante más de cinco años, ha recogido muestras y analizado partículas, llegando a determinar las regiones concretas de Estados Unidos de dónde proceden. Algo que han podido hacer en función de los vientos dominantes en Norteamérica durante cada estación del año. Así es como el 58% de las partículas son polvo, el 24% materia orgánica, el 9% sulfatos de origen distinto al marino y el 2% restante, amonio.

De mayo a septiembre, el observatorio del Teide recibe más carbono desde Estados Unidos. Justamente cuando los vientos del oeste cruzan estados urbanos e industrializados. Una parte de lo que llega también se puede atribuir a las actividades «ligadas al uso de suelo». Justamente aquellos destinados a agricultura y ganadería. Según dicen en su estudio, y desde Agrarizate lo compartimos, “estas emisiones de polvo deberían ser tenidas en cuenta en las normativas sobre calidad del aire y mitigación del cambio climático”.

0

Investigan nuevas mallas de sombreo fotoselectivas que mejoren el rendimiento de los cultivos

¿Cómo se puede mejorar el aprovechamiento de la radiación solar en los cultivos agrícolas? Desde el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA) lo tienen claro. Aplicando nuevas mallas de sombreo fotoselectivas, que cuentan con poco tiempo de vida en el mercado. Gracias a las particularidades de estas mallas, los cultivos podrían realizarse en esas épocas en las que las producciones en invernadero pierden presencia en el mercado.

Es decir, que estas mallas se podrían usar directamente como cubiertas en túneles de cultivo. Colocándolas sobre estructuras metálicas ligeras sin que haga falta ningún plástico de superficie continua adicional.

Unas mallas que mejoran el producto

Las pruebas realizadas por el IMIDA, hechos sobre cultivos de pimiento en el campo de Cartagena en primavera-invierno, demuestran que dependiendo de la malla empleada se observan mejoras en la calidad nutricional del fruto y en el rendimiento final del cultivo. Además, destaca la influencia de la fotoselectividad de la zona y las condiciones climáticas de la zona mediterránea.

Cabe recordar, que las altas temperaturas de finales de primavera y verano influyen de forma negativa en los rendimientos y en la calidad de la producción de pimientos. Con lo que los sistemas de sombreo se antojan fundamentales para paliar la radiación solar. Estos sistemas buscan delimitar la radiación incidente, pero de forma que no afecte a los procesos fotosintéticos de la planta.

Una solución al cultivo en invernadero

El cultivo en invernadero permite producir cultivos independientemente del clima exterior controlando la mayoría de los factores que afectan al desarrollo de la planta. Entre otros inconvenientes están las altas temperaturas y la radiación que se alcanza en verano pudiendo incluso provocar quemaduras en las plantas. En algunas zonas se dejan de producir ciertos productos sensibles a estos factores para evitar pérdidas. Para paliar los efectos anteriores se suelen usar mallas de sombreo que complementan o sustituyen directamente a las cubiertas plásticas, pero que en algunas ocasiones, en las que las condiciones ambientales cambian, pueden producir efectos negativos. Para esos casos se están desarrollando mallas de sombreo fotoselectivas que mejoran el aprovechamiento de la radiación solar.

0

Satelites y agricultura de precisión

La tecnología ha convertido a la agricultura de precisión en una de las mejores opciones que se pueden elegir a día de hoy. Gracias a la red de satélites Sentinel, se captura la información necesaria para llevar a cabo este tipo de agricultura.

La red de satélites Sentinel busca tener un control general del mundo desde el espacio. Sus usos son múltiples: Geografía, meteorología, agricultura y demás ámbitos. Así es como se cuenta con dos tipos de satélite, el satélite radar y los satélites de imagen super-espectrales.

Las mejoras que Sentinel aporta a la agricultura

La red de satélites aporta imágenes de alta resolución, con lo que se pueden capturar fotografías de la vegetación, suelo, costas, ríos. Unos datos que valen para tener información sobre el uso de suelo y más parámetros interesantes. Por ejemplo, tener imágenes de la vegetación casi en tiempo real. Lo que nos servirá como un mapa útil.

Lo que se antoja vital es el procesado de las imágenes. Así es como se podrá calcular el índice de vigor de la vegetación encima de mapas, algo que sirve para detectar la variación intraparcelaria. Otro de los usos, sería realizar diversos mapas de fertilización, algo que nos permitiría llegar a un ahorro económico y medioambiental.

Los grandes avances en el desarrollo de satélites ofrecen una nueva herramienta de gestión y control de las parcelas agrícolas. Aunque las imágenes de satélite se usan desde hace años para realizar diversos estudios, la mejora en la resolución de las imágenes y frecuencia de las mismas abre nuevas vías de trabajo. Esto, sin suda, es otro paso más en el camino de la agricultura de precisión.

0

¿Qué es la viticultura 4.0 y en qué consiste?

Dicen que la unión hace la fuerza. Justamente de la colaboración entre COAG, UAGR, Universidad de La Rioja, Florentino Martínez y AgTech Bynse nace un sistema ‘low-cost’ que fomentará la viticultura de precisión. Su nombre, viticultura 4.0.

La idea es implantar tecnologías digitales de sensorización y ‘big data’ en explotaciones vitícolas profesionales. Destinado específicamente a aquelas que no encuentran viabilidad económica a una inversión individual.

Habrá una colaboración entre los viñedos que se encuentran en un área, para aprovechar las tecnologías de sensorización que actualmente no se usan. El proyecto utilizará sensores y otras tecnologías para monitorizar el viñedo, apoyándose de otros algoritmos y procotolos de tratamiento que analizan la composición de la uva de forma “rápida, precisa y eficiente”.

Al realizar una digitalización de las explotaciones agrarias se crea un nuevo entorno de trabajo, que mejorará “la calidad” y ahorrará “costes” en los próximos años. Y también tiene un impacto ecológico, ya que mitigará “el cambio climático, la seguridad alimentaria, incrementará la sostenibilidad y dejará menor huella ambiental”. Esto se produce al reducir el uso de “fitosanitarios, fertilizantes, energía y agua de riego”.

Cada vez son más las noticias que hablan del uso de nuevas tecnologías en la agricultura y ganadería o de las posibilidades que estas ofrecen, pero muchas veces no nos paramos a pensar en los costes asociados. En un rural como el nuestro, conformado en su mayoría por pequeñas y medianas empresas, la introducción e instalación de nuevas tecnologías supone en algunas ocasiones un coste demasiado elevado para afrontarlo de forma individual.

Así es como iniciativas como la de la viticultura 4.0 ayudan a salvar el obstáculo económico, permitiendo el acceso a la innovación de cada día a más agricultores.

0

Barsha, así funciona la primera bomba hidro-propulsada de España

¿Qué hacer cuando regar se convierte en un problema? Cabe apuntar que la Federación Nacional de Comunidades de Regantes ha informado que en los últimos diez años, los precios de la energía de regadío aumentaron en un 100%.

Como solución, una empresa holandesa llamada aQysta ha creado un proyecto piloto de una bomba de riego hidro-propulsada. Bajo el nombre de Barsha, ahora la podemos encontrar hasta en España. Una idea que llega desde Nepal, concretamente en la finca de los padres de su creador, donde tenían un río cerca desde el cual no podían conducir el agua hasta sus cultivos por culpa del gasto que generaban las bombas diesel, que además eran sumamente contaminantes.

Su creador, Pratap Thapa, creó una empresa con otros trece compañeros. De ahí sale la idea de una bomba de riego hidro-propulsada buscando la rentabilidad económica y la sostenibilidad.

¿CÓMO FUNCIONA BARSHA?

El sistema que usan es similar a las norias de los molinos de agua. La bomba se coloca en un canal y al aprovechar el caudal hídrico, generan energía y bombean el agua desde el surtidor al sistema de riego existente. Un sistema que los que lo han probado aseguran es “muy fácil de acoplar”, ya que el peso de la bomba es de 90 kilos, con lo que se puede transportar entre cuatro personas, y su instalación y acople se hace en cuestión de días sin maquinaria.

Una vez instalada, funciona todo el día, con lo que ya no hay preocupación por si se dispara el gasto energético.

El precio de la bomba parte de 2.000 euros, que puede ser más elevado que el que tiene una bomba eléctrica o diesel, pero se compensa con el nulo gasto de energía y el bajo coste de mantenimiento. Así que se convierte en el sistema más rentable.

INNOVACIÓN Y DESARROLLO EN EL RURAL

Hablar de innovación y desarrollo en el rural no solo significa hacer aplicaciones móviles, aumentar las conexiones de banda ancha o darle un nuevo uso a los drones. Lo que se debe buscar es dar solución a los problemas que nos encontramos en el día a día, siendo muy importante el factor económico y ambiental. Con el desarrollo de ésta bomba de riego por la empresa aQysta se reúnen estos requisitos, y aunque en principio fue pensada para solucionar los problemas de acceso de agua en Nepal, se está expandiendo por todo el mundo.

La noria siempre se ha usado en zonas de regadío, pero esta bomba se presenta como una novedad debido a la presión que se genera en la misma y permite el impulso de agua salvando mayor distancia que si el agua se desplazase por gravedad (según indican podrían salvarse alturas de 20 metros y distancias de hasta 2 kilómetros, siempre dependiendo de las características del flujo del agua donde esté situada).

Desde Agrarízate hemos hablado en más de una ocasión, que a pesar de que la agricultura en sí sigue siendo la misma que la de nuestros ancestros, con toda la información que tenemos hoy en día debemos ser capaces de sintetizarla y simplificar nuestras acciones al máximo. El claro ejemplo, algo tan sencillo como una noria de un molino se convierte en una bomba que a la par de ingeniosa y eficiente es en sí un modelo de sencillez.

Desde aquí queremos brindarle un aplauso a la empresa aQysta al haber creado con este hito un precedente, haciendo más accesible el agua de riego en todas aquellas regiones remotas del mundo en las que el mero hecho de conseguir agua para beber o regar es algo utópico.

0